WEWEWEWE - Ya se, la cabecera esta horrible. - Esto no es un mensaje subliminal.

Hijo de la luna (Fic nuevo)

Atardecía cuando la mujer de piel cobriza llegó por fin a la cumbre del túmulo de rocas, adentrado en el frondoso bosque. El túmulo estaba en el medio de un claro, donde los arboles se habían alejado y permitían ver claramente desde su interior la luz de su acompañante celestial, que se elevaba perezosa por el horizonte. 
Ademas del viento meciendo las hojas a la distancia, no podía oír nada más que su propia respiración agitada. Después de escudriñar el claro que había seleccionado se dedicó a sacar del saco que llevaba los materiales para la ofrenda. Llevaba todo lo que la madrona le había indicado: velas rojas y blancas, una rosa fresca y una marchita, una berenjena todavía verde y lo mas importante, un collar de plata batida que robó de las posesiones de su difunta madre.
-Velas blancas que simbolizan la pureza- Había explicado la anciana. -Las rojas la pasión, una rosa recién cortada para la lujuria y una marchita para la sabiduría del tiempo, la berenjena representa la fertilidad. Pero lo mas importante es la plata, no importa si en anillo, colgante, pepita o lingote. La plata es como su carne: la llama por si misma.

Tenía sentido, "la luna es quién le da la sangre de cada mes a las mujeres, la que nos da la fertilidad, porque no ha de darme un hombre? que tengo yo de diferente?", pero a pesar de su fe, arraigada desde niña, no podía privarse de caer en el escepticismo. 
Había vivido 18 primaveras, y ni una gota de sangre había surgido por forma natural de su cuerpo.
-Estas mal. - Había dicho su padre. -Podrida por dentro. Sera una suerte si algún estúpido te desposa.
Trato de alejar los pensamientos de su mente para recitar las palabras que la madrona le había indicado.
-"Plata es tu sangre como rubí la mía. Te traigo tu propia vida, ahora entrégame la mía", repitelo, niña, repitelo hasta que se graben esas palabras en la carne.
Y lo repitió incansable, con los ojos fijos en su escucha, que la observaba inmutable en el cielo ya negro y solitario.

Era media noche cuando perdía por completo la esperanza. Simplemente cerró los ojos y las lágrimas empezaron a brotar.
-Si no me caso, que sera de mi?- Gritaba ya harta de la impotencia. Su padre la lanzaría a las calles, buscando una forma de que su hija le diera, si no podía honor, al menos un beneficio. -Una prostituta sin hijos es lo que seré... Al menos los hombres casados no tendrán miedo de un bastardo amenazándolos.
Corría como torrentes gemelos el llanto por sus mejillas, y cayo de rodillas con silenciosos sollozos, aun con los ojos cerrados.
-Tendrás a tu hombre, piel morena.- Escucho de pronto. Una voz fantasmal que parecía estar a kilómetros, y al mismo tiempo junto a su oído. Una voz dulce y maternal que a la vez le hizo estremecer. Abrió los ojos desmesurados mientras miraba fijamente al aro majestuoso y blanco que flotaba en la noche.
-Pero a cambio quiero... el hijo primero que le engendres a el. -
La niña de piel oscura se levanto lentamente, sin dudar asintió con la cabeza, y por sus piernas corrió de pronto... la vida. Miro al suelo, donde estaban sus ofrendas: las velas se habían consumido, la flor recién cortada estaba marchita, y la marchita llena de vida, la berenjena estaba abierta y podrida, llena de gusanos carroñeros en su interior. Y el collar de plata había desaparecido.


Dos primaveras habían pasado cuando se despertó acalorada una noche. Se levanto pesadosamente y se dirigió hacia la ventana. Con el estruendo que el viento había causado al abrirla la despertó. Se detuvo a mirar al cielo antes de cerrar las persianas y suspiro. "Otra vez luna llena". 
Hacían quince noches que la luna estaba en su punto mas grande, algo que había cautivado la atención de todos el en pueblo. "Que es lo que quieres?" le habría dicho a la intrusa que colaba sus haces de luz en la habitación, pero una interrupción dejo sus pensamientos por la mitad. Cuando intento voltearse unos brazos robustos la acorralaron, abrazándola por la cintura.
-Te he despertado? - Susurro su esposo mientras le depositaba un beso en el cuello.
-No, mi amor, solo ha sido el viento.- Dijo ella mientras, sin volver a mirar al cielo, cerraba la ventana. El otro acaricio mientras su vientre hinchado.
-La madrona dice que no debe faltar mucho, treinta días como máximo. - Le dijo la mujer de piel oscura orgullosa, mientras el hombre color canela no paraba de tocarla.
-Me alegra, no sabes como espero a nuestro hijo. - Le contesto su marido mientras la encaminaba nuevamente a la cama. -Es lo mas importante para mi... un fuerte hijo varón.- 
Antes de que ella pudiera decir nada mas apreso sus labios en un beso y la acostó nuevamente, donde no tardo mucho en volver al sueño. Sorprendentemente para la madrona y las demás ancianas madres del pueblo, había llevado un embarazo sin problema alguno, sin tener que hacer reposo, y sin perder ni un ápice de su belleza... como si alguien mas le estuviera ayudando con el niño nonato.

Se despertó una vez mas antes de que amaneciera, la ventana estaba abierta otra vez. Se levanto con sumo cuidado de no despertar a su marido, y se dirigió furica a la ventana. Miro al cielo, la intrusa la miraba resplandeciente en el cielo, "como si cada vez fuera mas grande". Miro a su marido dormido una vez mas, y encaro a la luna nuevamente.
-Porque te empeñas en interferir? Un trato con un montón de roca no es valido... Y si pierdo a este niño, lo pierdo a el. - No obtuvo contestación. -Dime, luna de plata, Que pretendes hacer con un niño de piel? - Al cabo de unos segundos sin obtener respuesta se harto.
-Este niño es mio.- Dijo en voz alta. -Es fruto de mi propia carne y la de mi esposo... así que déjanos en paz. -

-Ese niño no es tuyo, piel morena. - Contesto por fin la luna. -De plata nacerá.- Y la noche, por una vez, se oscureció.


Los siguientes quince días fueron un infierno. Era como si todo el sufrimiento del embarazo se concentrara de golpe, pasaba postrada en cama sin poder moverse, toda su fuerza la había abandonado. "Tal vez realmente no era mi fuerza".
El día del parto por fin llego, la niña estuvo casi un día entero en labor de parto, y cuando el momento concluyo, perdió el conocimiento sin siquiera haber podido oír el llanto del niño. Se despertó horas después, sola en la cama empapada de sudor y sangre. "Ni siquiera se llevaron las sabanas sucias?" pensó alarmada, y de alguna forma sobre humana, saco fuerzas para levantarse de la cama.

Se arrastro como pudo a la puerta, y cuando la cruzo vio una sombra sentada en una silla, viendo a la luna atraves de la ventana abierta. Antes de decir palabra, escucho un berrinche infantil, y una ola de alivio le recorrió el cuerpo al ver la cuna al otro lado de la habitación. Se arrastro pesadosamente hacia ella, cuando el bulto oscuro se levanto de golpe.
-De quien es el hijo?- Pregunto la sombra. Acababa de darse cuenta de que se trataba de su esposo.
-Que...? - Gesticulo, pero las palabras murieron en sus labios cuando lo que vio en la cuna fue un bebe blanco como nieve y con el pelo plateado, que la observaba con ojos gris oscuro, grandes como platos.
-Es... solo es un albino.- Mintió la mujer, y la inseguridad la delato.
-De quien es el hijo?- Volvió a preguntar el hombre, esta vez acercándose a ella.
-Es tu hijo, por dios, yo... yo nunca te haría eso, es que... no se como explicártelo. -

Cuando pudo sentir el olor a vino en el aliento de su esposo se dio cuenta de que traía una cuchilla en la mano.

Muy tarde para actuar, muy cansada para resistirse, la hoja se hundió sin contratiempos en el vientre de la mujer de piel oscura, que dedico su ultima mirada al niño que lloraba inconsolable en la cuna. "Parece que brilla... es muy hermoso."


La noche estaba en su punto mas oscuro: no faltaría mucho para que amaneciera cuando el hombre moreno llego a un claro en el bosque con un túmulo de roca en el centro. La luna brillaba incansable en el cielo, y era como si lo hubiera seguido todo el camino hasta allí. Se acerco al centro del claro, donde deposito sobre el suelo de piedra a una criatura envuelta en mantas que no paraba de berrear. El hombre volteo, y sin mirar atrás se devolvió por donde había venido. No se había alejado mas de 20 metros cuando ya no escuchaba los quejidos del niño. "No le costo mucho morir al bastardo." pensó, y miro al cielo. Se exalto al ver que la luna, que hacia unos minutos estaba llena, estaba menguando... y parecía hacer movimientos rítmicos de un lado al otro.

Unos cuantos metros mas tarde, el hombre habría jurado escuchar una canción de cuna.


Antes de que me linchen, si, esto es una vil copia de esta canción:



Pero tengo una explicación para esto: Bueno, en realidad no. Mas bien, hace tiempo que tengo pensado un fic (que es medio-plagio de otra cosa, pero dnsjakdnkaj), y no sabia muy bien como comenzarlo. Y hoy por algún motivo estuve con esta canción en la cabeza, y empece a hilachar cosas, y me pareció un genial inicio para el otro fic.

Sobre estas historias, tratare de que sean cortas e "independientes", pero obviamente todas se mezclaran en el trasfondo, y al final.

Y nada mas, tratare de escribir periódicamente esto, y no dejarlo tirado como todo lo demás que he escrito (? Eh, y aun no se me ocurre un buen nombre, ademas de que tal vez reescriba esto conforme con mis múltiples cambios de animo... y no se como poner signos de interrogación invertidos en este teclado en ingles, ni tildes.... asi que disculpen los desgarros oculares

3 comentarios :

  1. heeeey, esto es hermoso!!! siempre quise escribir una historia parecida xDDDD pero ya sabes, una va dejando las cosas y en fin... ME GUSTO MUCHISIMO!!! QUIERO MAS!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graacias. Se que no es el tipo de cosas que uno esta acostumbrado a ver aquí(? pero dsnajkdsnajk me dio mucha ilusión escribirlo xD si esta noche me desvelo a lo mejor mañana ya termino otra parte, muchas gracias por el apoyo x3

      Eliminar
  2. wow sta chulisimo de verdad

    ResponderEliminar

¿Te gustó esto? ¿No te gustó? ¿Tienes alguna sugerencia? ¿Quieres que siga tu blog/página? ¿Te parezco atractiva?
Por favor, deja un comentario :D
Hazlo, ambos sabemos que quieres hacerlo... SINO EL CHUPACABRAS TE COMERÁ :3 ♥