WEWEWEWE - Ya se, la cabecera esta horrible. - Esto no es un mensaje subliminal.

After Memory's Crannies - Capítulo 1

-¡Feliz cumpleaños, hija! ¡Apaga las velas! - Dijo mi madre acercándome el pastel para que pudiera soplarles.
-¡No olvides pedir un deseo! - Me animo mi padre, poniendo su mano en mi hombro mientras sonreía.
"Quiero entender ese sueño", pensé mientras las apagaba sin darme cuenta, que deseo más tonto.
-No nos digas que deseaste, o no se volverá realidad. - Me susurró mi padre, mientras mi madre servía el pastel.
-Hoy empiezas el curso de pintura, ¿Verdad, Ib?, ¿Estás emocionada? - Me preguntó mi madre.
-Supongo... - Contesté mientras me llevaba un bocado de pastel a la boca.
La verdad no se porqué me anoté en ese curso de arte, no estoy segura de que sea algo que quiera hacer durante toda mi vida, pero, una vez vi un cuadro en una revista, de una mujer vestida de rojo... me llamó tanto la atención, que decidí estudiar pintura.
Mi madre interrumpió mis pensamientos de repente.
-Ib, apresúrate o llegaras tarde a clases. - Dijo mientras recogía los platos.
- Si, muchas gracias, mamá, papá. - Tomé mi bolso y me dirigí a la puerta.
-¡Ib! - Dijeron ambos antes de que saliera.
-¿Qué pasa? - Pregunté.
-¡Feliz cumpleaños, hija! -
Sonreí, y cerré la puerta.

Capítulo 1: Ilusiones.





-¡Feliz cumpleaños, Ib! - Gritaron mis amigas corriendo hacia mi, mientras iba rumbo al instituto.
-Muchas gracias, chicas. - Les conteste con una leve sonrisa en los labios.
Siempre he sido una persona poco demostrativa, desde que tengo memoria, me pregunto porque soy así...
-¿También te anotaste a la clase de pintura, verdad? Verónica y yo iremos. Podemos ir juntas.- Dijo Sara, sonriéndome.
-Eso suena bien. -
-Oye Ib, lamentamos no traerte un regalo, es que no tuvimos tiempo para ir a comprarte uno... -
-Oh, no hay problema, muchas gracias por preocuparse. -
¿Esto me extraña? Por supuesto que no, estoy sorprendida simplemente por que se hallan acordado...
De todas formas no es algo que realmente me importe, tengo a mi madre y a mi padre, pero siempre he sentido que estoy sola, como si no congeniara con los demás, como si alguien me faltara...
-¿Saben qué? Escuché que el profesor de pintura es un señor muy guapo... - Dijo Verónica. Mis "amigas" seguían hablando sobre cosas que a mi parecían no importarme. Yo siempre parecía ajena a ellas. Pero, de todas formas, no son malas personas. Simplemente no encajamos realmente.
Ese día el colegio pareció ser eterno.
-¡Verónica, Ib! ¡Vamos a la clase de pintura! - Gritó muy animada Sara, parecía mucho mas animada que yo.
El instituto de arte quedaba a unas cuantas calles del colegio, y mis amigas decidieron tomar un "atajo" para ahorrar camino. Pero como se esperaría de Sara, tardamos un poco más...
-Sara, ¿Estás segura que este es un atajo? - Dijo Verónica algo preocupada.
-¡Claro que si! Vine por aquí con mis padres el otro día... aun que... no recuerdo esa galería... -
Esa galería... Pasamos frente a una vieja galería, que parecía estar castigada por el tiempo.
-...¿Ib? ¿Pasa algo? - Preguntaron las chicas.
Sin darme cuenta había parado a leer el cartel de la ventana, que decía: "Gran Exhibición: Obras de Guartena
Un escalofrío me recorrió la espalda al leer ese nombre.
-¡Ib! - Las chicas me llamaron otra ves, y esta ves recobré la conciencia.
-Eh... Ah... si, disculpen, vámonos. - Seguimos caminando rumbo a la clase de pintura.
"¿Porque?"
-¡Admite que estamos perdidas! - Le dijo Verónica a Sara ya harta de caminar.
-Está bien... le preguntare a esa señora como llegar al instituto de artes... -
Pero era una señora misteriosa, estaba empezando a oscurecer, y no se le veía la cabeza, solamente el cuerpo oscuro, y un brillante vestido azul.
-Chicas... no creo que esa señora sea... normal... - Dije algo preocupada.
-¿Que? ¡Tonterías, Ib!... ¡Eh! ¡Señora! - Llegamos frente a ella y pareciera que oscureció de golpe... ella se dio vuelta lentamente, y pude apreciar entonces, que en realidad, no tenia cabeza, era un maniquí.
Entré en pánico. Y grité.
-¡IB! ¡¿Qué te pasa?! - Cerré los ojos fuertemente, y al abrirlos de nuevo, la mujer ya no era un maniquí, era una señora normal.
-¡Niña! ¿Estas bien? - Dijo la señora mirándome asustada.
-Ah, si,.. disculpen... creí... ver... nada, disculpen.-
-¡No vuelvas a asustarnos así! - Dijo sara, tomándome por los hombros.
-¿Segura que estas bien? - Preguntó Verónica.
-Si, no se preocupen, solo me asusté por un minuto, es todo. -
-Que bueno, bien, Sara, pregúntale a la señora si sabe donde queda el instituto... -
Por suerte, la mujer sabía donde quedaba el instituto, y en pocos minutos estábamos allí.
Era un edificio muy bonito, el salón de entrada estaba lleno de obras de estudiantes graduados.
"Quién sabe si algún día no esté una obra mía ahí"  pensé. Lo recorrimos por unos minutos antes de entrar a clases.
-¡Ib, ya es hora! Entremos a clases. - Me gritó Verónica tomándome de la mano mientras ibamos a nuestro salón  Al entrar, ya estaban casi todos los alumnos dentro, incluido el profesor.
-Bienvenidas chicas. -
El profesor... Verónica tenía razón, era realmente guapo.
-Llegan algo tarde. Me presentare de nuevo, mi nombre es Garry, soy su profesor de pintura. -

~~~~~~

1 comentario :

¿Te gustó esto? ¿No te gustó? ¿Tienes alguna sugerencia? ¿Quieres que siga tu blog/página? ¿Te parezco atractiva?
Por favor, deja un comentario :D
Hazlo, ambos sabemos que quieres hacerlo... SINO EL CHUPACABRAS TE COMERÁ :3 ♥